• 958 241 000 - ext.20169
  • Avenida del Conocimiento s/n 18016, Granada
  • info@institutodemelatonina.com
  • 958 241 000 - ext.20169
  • Avenida del Conocimiento s/n 18016, Granada
  • info@institutodemelatonina.com

La melatonina y su gran utilidad para el tratamiento de la diabetes

Quiero comentar aquí diversas noticias que aparecen últimamente y que se refiere a que la melatonina podría causar diabetes. Nada más lejos de la realidad! 

Diversos estudios científicos han identificado ciertas mutaciones en los receptores de melatonina que harían que la melatonina no fuera tan eficiente, y podría causar una disminución de la respuesta de la insulina a la glucemia. En ese sentido, se observó que algunos de los sujetos estudiados tenían unos niveles basales, en ayunas, ligeramente más altos de glucosa en sangre si tomaban antes melatonina.

Esos estudios, sin embargo, no correlacionan el tratamiento crónico con melatonina con la glucemia y diabetes. Tampoco estudian un efecto dosis-respuesta de melatonina sobre el azúcar en sangre. Y sabemos hoy día que los efectos de la melatonina dependen de la dosis que se administre. 

La melatonina tiene unas propiedades que la hacen muy útil para tratar la diabetes. Por un lado, disminuye los niveles de glucosa en sangre y disminuye la resistencia a la insulina, lo que la hace muy efectiva en la diabetes mellitus tipo 2. Además, al reducir los radicales libres, contrarresta los efectos secundarios de la diabetes, que se deben precisamente a la generación excesiva de radiales libres, que dañan determinados órganos y tejidos, produciendo retinopatía, nefropatía, neuropatía periférica, alteración del metabolismo de lípidos, etc.

Los efectos beneficiosos de la melatonina se reflejan, además, en una reducción significativa de la hemoglobina glicosilada, que como todos los diabéticos saben, marca el grado de control de la enfermedad.

Por tanto, y siempre bajo control médico (no hay que olvidar que la melatonina es un medicamento), la melatonina a las dosis adecuadas, no solo no aumenta el azúcar en sangre; muy al contrario, la melatonina ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre, mejora la respuesta a la insulina, y reduce significativamente los efectos secundarios a medio y largo plazo de la diabetes.