• 958 241 000 - ext.20169
  • Avenida del Conocimiento s/n 18016, Granada
  • info@institutodemelatonina.com
  • 958 241 000 - ext.20169
  • Avenida del Conocimiento s/n 18016, Granada
  • info@institutodemelatonina.com

Los campos electromagnéticos ya son objeto de control legal

La relación entre campos electromagnéticos (CEM) y salud es un tema de discusión, pero cada vez menos discutible. Los CEM causan daño a la salud humana, y este daño puede ir desde leves trastornos del sueño y ligeros problemas cognitivos a severas patologías incluyendo cáncer y enfermedades neurodegenerativas.

Los CEM dañan porque alteran la función básica de nuestras células, que son dipolos eléctricos, y pueden alterar los CEM fisiológicos que generan nuestros órganos, que son un conjunto de esas células. No olvidemos que esos CEM fisiológicos son la base de métodos diagnósticos como la magnetoencefalografía y la magnetocardiografía.

En la actualidad, los CEM, asociados a una actividad cada vez más nocturna, suman dos efectos de gran patogenicidad: el exceso de luz, que reduce nuestro sueño y su calidad, y la exposición más prolongada a CEM, que incide en nuestra fisiología celular. Así que tenemos la combinación perfecta para la enfermedad: mucha luz = poco sueño, y alta exposición a CEM = daño continuado a nuestras células.

Hemos comentado aquí muchas veces las consecuencias patológicas del trastorno de sueño, que derivan de una alteración de la expresión de los genes reloj, que son los que controlan y mantienen sincronizadas nuestras actividades diarias. Si, además, alteramos cómo funciona nuestro organismo, podemos explicarnos el aumento importante de las patologías anteriormente citadas.

¿Qué hacer? ¿Podemos prescindir de los aparatos que generan CEM? Sí, aunque es difícil. Hay ciertas zonas, y hablamos de ellas alguna vez, como Green Bank, un oasis libre de contaminación para las personas con hipersensibilidad electromagnética (http://pulse.me/s/4CFrZE). Pero como no todos cabemos en esos sitios, hay que pensar en otro sistema, y es la protección frente a los CEM. Para ello hay que legislar, para que se pongan en marcha obligatoriamente medidas preventivas.

El problema está aquí, la falta de prevención. Si bien hay países en Europa que ya están empezando a legislar y tomar medidas, como Suecia, Alemania, etc., falta una actitud mucho más positiva hacia estas iniciativas. En este sentido, quiero aquí traer a colación un hecho importante producido en Brasil (https://plataforma.quieroauditoriaenergetica.org/blog/14-categoria-blog-1/151-brasil-supremo). El Tribunal Supremo de este país ha aprobado una sentencia que marcará un hito en la contaminación electromagnética derivada de la electricidad. Se plantean medidas muy restrictivas hacia los tendidos, torres, transformadores, incluso contadores inteligentes. etc. Todo hacia lo que en nuestro país se hace caso omiso, otros países legislan porque son capaces de ver ya el problema, sin tener que esperar a que dentro de 10-15 años, estemos ante una epidemia de patologías derivadas de una exposición injustificada a CEM. Prevenir, y no curar, es la base de la medicina, pero muchos intereses de por medio impiden desarrollar la lógica.